BIENVENIDOS AL WOODYS HOTEL


BIENVENIDOS AL WOODYS HOTEL

Corría el año 2013 cuando se construyó el peculiar Woodys Hotel en un precioso lugar alejado de la civilización. Un hotel singular que pretendía hospedar a todos aquellos que buscaban escapar de las normas establecidas, encontrar un lugar en el que sentirse como en casa y poder ser uno mismo sin riesgo de ser juzgado. Así y poco a poco, el Woodys Hotel se fue haciendo cada vez más conocido.

El Woodys Hotel había sido el sitio escogido para presentar la nueva colección de Woodys Barcelona. Una colección que llegaba con más fuerza que nunca, pues además de la línea para mujeres también introducían la esperada Unique Men by Woodys. De entre todas las gafas se habían seleccionado unas para protagonizar la presentación que se colocaron cuidadosamente en una preciosa peana que las protegía a la perfección. Llegó el momento. Con los selectos huéspedes del hotel reunidos en el vestíbulo y esperando para conocer la colección, Otis, el entrañable bell boy, fue a la sala noble a buscar las gafas protagonistas que ilustrarían el inicio de la presentación…

Cristales por el suelo, un agujero en el medio de la peana y sin rastro de las gafas. Esta fue la escena que se encontró sin poder dar crédito a sus ojos. La situación de alerta general no tardó en llegar y, una vez informado todo el personal del hotel, se procedió a cerrar los accesos ante el estupor de los huéspedes allí presentes. Se debía actuar rápido. Cada minuto perdido podía ser una oportunidad para que el culpable borrase las posibles pistas, así que las instrucciones fueron claras: recurrir al mejor inspector, el emblemático detective Tatson.

El detective Tatson llegó en medio de mucha expectación, pues nadie contaba con ser interrogado. Las reacciones fueron múltiples: sorpresa, indignación, nerviosismo, indiferencia… pero ya nada importaba, solo resolver el caso, recuperar las preciadas gafas y poder hacer la presentación. Nunca había habido invitados tan variopintos en el hotel, así que no había un sospechoso principal. Solo el tiempo daría la razón a todos los que parecían contar con una coartada perfecta. ¿Quién será el culpable?